lunes, 28 de enero de 2013

Athletic 3-0 At. Madrid (J21) - Esos días...

Vuelvo tras tener el chiringuito cerrado un tiempecillo por diversos motivos. Con esas vivencias telahínco o antenahez tendrían material de sobra para una miniserie de dos capítulos de esas que tanto les gustan. Me callo y no digo más, que aquí se viene a hablar de fútbol... Pero no sin antes felicitar a la Selección Española de Balonmano, que con un par de cojones reventó a la potente selección danesa para proclamarse bicampeona del mundo. Sigo mucho este deporte, sobre todo a nivel de naciones (JJOO, europeos y mundiales) y también veo cuando puedo al equipo de mi pueblo. El balonmano tiene un no sé qué que se yo que me atrae bastante, lástima que sea semidesconocido mediáticamente. Ojalá triunfos como este sirvan para promoverlo más, pero me temo que no...

Tras este inciso polideportivo, ¿qué decir del partido de este domingo? En mi opinión era, al igual que en Valencia, un escenario en el que se daban todos y cada uno de los ingredientes para perder: semis de copa a la vuelta de la esquina, rival en mejoría y necesitado, últimos resultados favorables ante ellos, posición acomodada en la tabla, falcaodependencia que no es tal pero que suena muy bien para rellenar crónicas... En resumen: uno de esos días en los que sabes que no deberías levantarte de la cama. Quizá por eso no me afectó mucho esta derrota ante el equipo que nos fundó. Justa, aunque probablemente excesiva. No vi los primeros treinta minutos, pero el Athletic demostraba ir a por el partido y sabía cómo crear peligro con el balón. Aún así Gorka Iraizoz hizo una parada de escándalo ante Raúl García tras dejada de DC (hecho que volvió a repetir en la segunda parte, la parada digo). Por cierto, Diego Costa, que hoy era necesario más que nunca, estuvo missing. Quizá tuvo algo que ver que el guiri de rojadirecta me lo llamara Diego Castro impunenmente durante todo el partido.


Tras el entretiempo al Atleti se le vio más entero, con opciones reales de igualar. Cuando mejor estaba el equipo, y haciendo honor a uno de los topicazos futboleros más conocidos, llegó el gol que de Susaeta para sentenciar el choque. Luego otra contra de libro bien llevada por el tocapelotas de Aduriz que asistió a De Marcos. 3-0, como el año pasado, pero con la sensación de haber visto a un guerrero Atleti, que sucumbió comprensiblemente ante un Athletic en alza. De todas formas, llámenme raro, pero disfruté mucho de este partido. Auténtico sabor a fútbol, fútbol del que se está perdiendo y es una pena... Otra vez será ;)

Ideas sueltas:
  • beber para olvidar: para dejar atrás esta derrota hay que meterle un buen sorbo a esta Copa del Rey el jueves. El rival será un durísmo Sevilla. Quiero ir a ver el partido de vuelta en esa bella ciudad con un marcador favorable, que ya me perdí ir al Villamarín por esos problemas que mencioné.
  • faltas: en un momento dado la estadística indicó 2-13. A Godín además se le notó alterado y pudo incluso ser expulsado, aunque el asqueroso de Aduriz no se queda atras. No me gusta que mi equipo haga tantas infracciones, máxime cuando apenas dominamos y caímos con contundencia. En fin, no se puede tener todo. Además, este partido era para hombres, prefiero un Atleti aguerrido y peleón que uno pusilánime y entregado. Si hubiéramos ganado no me quejaba de esta nimiedad.
  • Emiliano: Curiosamente un señor de mi pueblo que en paz descanse se llamaba de igual nombre y era del Glorioso, algo nada común en mi zona. Ese además es el nombre del argentino (Emilinao Insúa) que suplirá a Filipe la próxima jornada liguera. Yo soy muy de Cisma, pero si ha llegado será para jugar por delante del bueno de Domingo.
  • semana sevillana: tras el duelo en Copa, nos vuelve a visitar el Betis. Hemos de mantener, y por qué no aumentar el colchón de 12 puntos que tenemos con ellos y los malagueños. No me gusta nada jugar varias veces seguidas ante un equipo, y más habiéndole ganado ya, todo por mera probabilidad. No me huele nada bien, ojalá me equivoque y les ganemos el próximo domingo.
  • Málaga la bella: cuando el Atleti iba 3-0, vi los cinco minutos finales del Málaga CF ante el Mallorca. Otro final que me hizo comprobar por qué amo al fútbol. Me alegro por el equipo de mi tierra, siempre que no nos rebasen en la tabla claro está, a tanto no llego. Lo mismo vuelvo a la Rosaleda esta año...
  • ¡hasta siempre!: me moriré con las ganas de haber visto un partido en ese legendario estadio, que es el único que ha vivido todas las temporadas de Primera división. Ese sabor añejo, esas gradas de corte británico, ese césped embarrado y deslizante, esos repasos al Madrid, esos Simeone hijo de p*** a medio metro del micro de campo, esas remontadas... R.I.P. San Mamés.