domingo, 12 de octubre de 2014

DeLorean Colchonero - El Malmö desde un prisma rojiblanco

Estamos en el único grupo de la Liga de Campeones que hace honor a este nombre (todos son vigentes campeones de liga). Ahora que llegó el momento de enfrentarnos al más pintoresco de los rivales, conozcamos un poco más de su historia. En pie y saluden al Malmö Fotbollförening (Asociación de Fútbol), Malmö FF para los amigos. Se fundó en 1910. Básicamente, surgió a partir de una escisión del IFK Malmö para fundar el que a la postre sería, con permiso del Göteborg, el mejor club sueco de fútbol. A partir de ahí, siempre habría rivalidad entre los dos equipos de la ciudad: el IFK y el Malmö FF. Los comienzos fueron duros, pero la gestión de Eric Persson, presidente desde 1937 a 1974, convirtió a un club mediocre del sur de Suecia en uno de los clubes nórdicos más potentes y famosos de la historia. Hizo que la región de  Skåne, aparte de ser conocida por dar nombre a la marca de camiones Scania, tuviera máxima relevancia en el fútbol sueco. Los éxitos fueron in crescendo, conquistando un alto número de ligas y copas, algunas curiosamente con sabor español, y por qué no, con algún que otro aroma colchonero.

Antonio Durán durante un entrenamiento
Porque de 1964 a 1971 fueron dirigidos por Antonio Durán, un español de Girona, que precisamente formó parte de la plantilla del Atlético de Madrid que ganó las ligas 49/50 y 50/51. En su etapa dirigiendo a los Himmelsblått (azul cielo), ganó 4 Allsvenskan (liga sueca) y una Svenska Cupen (copa). No deja de ser llamativa la trayectoria de este señor, que tras empezar a entrenar bastante joven estuvo siempre dirigiendo a equipos suecos. Henry Carlsson, jugador escandinavo del Atleti, tenía una asistenta compatriota suya, y ese amor que surgió hizo que un campeón de liga colchonero se marchara al frío nórdico. El tiempo le ha convertido en uno de los más exitosos técnicos de nuestro rival en Champions. Falleció en ese país en 2009. Qué grande es la historia del fútbol joder... Estoy disfrutando como un enano escribiendo esto.

Gol de Francis en la final de Munich para el Forest
En los setenta y ochenta siguieron manteniendo un nivel competitivo alto, ganando el 50% de las ligas disputadas. Roy Hogdson y Bob Houghton acapararon esta etapa. Dos técnicos británicos que consiguieron excelentes resultados. Sobre todo el actual seleccionador inglés. Roy ganó cinco de cinco Allsvenskan. Pero Houghton era el técnico que se sentaba en el banquillo cuando el Malmö consiguió su mayor gesta europea: el subcampeonato de Copa de Europa de 1979. Allí cayeron por la mínima ante aquel mítico Nottingham Forest, que al año siguiente repitió hazaña. Estoy inmerso en la lectura de un libro sobre Brian Clough, el técnico que junto a su asistente Peter Taylor llevó a lo más alto desde la Second Division a un club de provincias como el Forest (estoy deseando tener tiempo para hablar de este club también). El libro es una joya, (me propuse leerlo en inglés, y por eso aún no lo he terminado). Cuenta los entresijos de la dupla Clough-Taylor, centrándose obviamente en el primero, pero sin minusvalorar la labor global de uno de los tandems más exitosos de la historia del balompié, y que todo aficionado al fútbol de clase media debe conocer. En dicha obra, llamada "Provided you don't kiss me", el equipo sueco es definido brevemente como un rival "dreary and defence-minded" (gris y defensivo). Trevor Francis, el hombre del millón de libras, les privó con su tanto de lo que hubiera sido un éxito mayúsculo para un país con excaso éxito futbolístico en el plano de clubes. Al acabar el partido, el técnico del Nottingham, con su sabiduría de pueblo dijo:
"It wasn't a great game but they were a boring team, Malmo. In fact the Swedes are quite a boring nation. But we still won, so who cares?" (No fue un gran partido pero eran un equipo aburrido el Malmo. De hecho los suecos son una nación bastante aburrida. Pero aún así ganamos, entonces ¿qué mas da?)



Tras caer en Múnich, el fútbol sueco perdía una oportunidad de oro para destacar en el panorama europeo. Tan solo el Göteborg fue capaz de ganar dos copas de la UEFA en los ochenta, ahí es nada. Pero dejemos de alabar a otros equipos y concluyamos con nuestro atractivo rival. Porque ahí no acaba la cosa.

Luis y Ahlfeldt. ABC 12/10/66
ABC 29/09/66
Olfateando para saber qué rivales suecos había tenido el Atleti en su historia, me enteré de que en la edición de 1966/67 nos enfrentamos a ellos en Copa de Europa. Sorpresas te da la vida. Eran dieciseisavos de final. En el primer duelo, en tierras suecas, victoria con goles de Cardona y Don Luis. Resulta curioso cómo el reportero de ABC habla del silencio del público y de que echó en falta el ambiente mágico de esta competición. Si al final tenía razón Brian Clough... En la vuelta, de la cual se cumplen 48 años en el día que estoy terminando esta entrada (12 octubre), el Atlético de Madrid no tuvo problemas para rematar la eliminatoria por 3-1, con goles de nuevo de Luis, Mendonça y Urtiaga. Fue además el primer partido continental en el estadio Vicente Calderón, que había sido inaugurado tan solo diez días antes con un empate ante el Valencia, gol también de Luis precisamente. Legendario.

Bo Larsson
El Malmö es el club más laureado de Suecia. A nivel nacional es el que posee más ligas, si bien el IFK Göteborg no le va a la zaga. A pesar de que el Göteborg tiene siete ligas menos, en Suecia existe el título de Campeón de Suecia, que en diversas épocas se decidía mediante play-offs o mediante el ganador de un antiguo torneo que existió hasta 1925 como precursor de la liga sueca y que se denominó precisamente Svenska Mästerskapet (campeonato sueco). Eso iguala la estadística, ya que en este caso el Malmö tiene un entorchado menos. No obstante, son los que tienen mejores números en el plano local. Como dato adicional, nótese que en Suecia se premia hasta al cuarto clasificado con un sistema de medallas, (no me digan que no es atractivo). El ganador se lleva obviamente el oro, el 2º la gran medalla de plata, el 3º la pequeña medalla de plata y el 4º la de bronce. Gente pionera estos suecos... 
Jugadores como un tal Zlatan Ibrahimovic y Martin Dahlin debutaron aquí. Pero Bo Larsson no ha sido sepultado por la voracidad de los medios de comunicación modernos, y perdura aún como máximo goleador histórico. El ex-valencianista Stefan Schwarz también vistió de celeste en sus comienzos.

Zlatan debutó en el Malmö
En los noventa tuvieron una época árida. Y en este nuevo siglo sus éxitos han sido mucho menos numerosos, pero la última victoria en liga les ha permitido llegar, tras pasar dos eliminatorias, a la fase final de la máxima competición continental. Por vez primera jugarán la Liga de Campeones tal como la conocemos hoy. Ya hacía catorce años que una escuadra sueca no jugaba la Copa de Europa (el último fue el Helsinborg).  Veremos de primera mano cómo se las gastan este otro tipo de vikingos, y si son tan aburridos como dijo Don Brian Clough. Ya saben, para combatir al enemigo es preciso conocerlo. Al menos ya nunca más me confundiré entre el Molde noruego y el Malmö sueco. Esperemos que nuestros jugadores tampoco.